Menú Cerrar

Todo es Cuestión de Perspectiva

Todo es Cuestión de Perspectiva

Hoy, durante la mañana, mi compañera de vida me dice:

– Este Shaka (nuestro pequeño hijo), me hizo levantar de la cama… ¡yo quería dormir hasta tarde hoy!

A lo que yo le respondo, amablemente:

– Si no nos hubiera despertado, no hubiésemos visto la nieve 🙂

Nieve en Capilla del Monte
(Hoy nevó en Capilla del Monte)

Esto viene a colación porque en ese instante recordé una imagen que mi padre compartió en Facebook:

Todo es cuestión de Prioridades
(hoy la charla me trajo esa imagen a la cabeza)

Entonces pensé, no solo es una cuestión de prioridades sino también una Cuestión de Perspectiva.

En ese momento abrí el blog y empecé a escribir sobre la perspectiva, y aprovecho también para contarte cómo hago un ejercicio que me ha servidor mucho durante este último tiempo.

“Si quieres crecer rápidamente no analices SÓLO desde tu perspectiva, intenta ponerte en la de tu hijo, en la de tus padres, tu pareja o tus amigos… incluso en la de tú rival.”

De esta forma verás cosas que no contemplabas desde la perspectiva de tus sentidos y análisis lógico, podrás entrar en múltiples escenarios que te permitirán extraer lo mejor de cada uno y formar una percepción mucho más potente que la que procesaste en un primer momento.

Sé que suena a lo que hacemos todo el tiempo, sí, la mente trabaja muy rápido y hace estos cálculos en micro segundos pero hablo de realmente PARAR un instante y visualizar una situación, mirarla desde la perspectiva del otro, contrastarla y sacar una conclusión. Hablo de hacerlo como un ejercicio, no en automático.

Cuando le decimos a un niño: “Pasame el lápiz rojo” (¿estamos seguros que sabe distinguir colores?), cuando le dices a tu amiga/ amigo: “gorda, enano, negra, boludo” ¿sabemos si ofendemos o está todo bien?, y cuando alguien te habla y tu estas con el celular ¿crees que ofendemos o es algo normalmente aceptado?.

A veces desde “nuestra perspectiva” creemos que todo está bien; hablar como queramos, imponer nuestros pensamientos, etc… damos por hecho que el otro entiende lo mismo que nosotros percibimos.

Esto es algo común hoy en día y es lo que lleva a confusiones, peleas, desentendidos, desunión y más.

Este ejercicio de “ver desde el ojo del otro” es uno de los ejercicios que mas me sirven a la hora de tomar decisiones difíciles y que poco a poco se me ha convertido en un hábito.

Estoy seguro que haciéndolo puedes transformar esas situaciones negativas en positivas solo cambiando tu perspectiva.

Te invito a hacerlo 🙂

Puedes pensar en un conflicto que tienes con alguien del trabajo, pareja, amigo, etc. De esta forma podrás entender mejor si el problema radica en ti, en el otro, o simplemente en ninguno… cada uno tiene su percepción y ambas están bien, ¡hay que complementarse!.

Para finalizar te dejo un video de 2 minutos donde el emprendedor Derek Sivers nos muestra de forma sorprendete como “cada moneda tiene dos caras”:

Espero haber sido de utilidad y si te gustó el artículo dejame un comentario.

¡Saludos y éxitos!